martes, 14 de julio de 2009

Un poco de tranquilidad para los economistas

Buenas noticias para todos los economistas, desde el joven estudiante universitario que busca una serie de inflación para desarrollar su inocente tesis de grado hasta el policy maker que quiere analizar datos de pobreza y desempleo para diseñar las medidas apropiadas. El flamante director nacional de Estadísticas y Precios de la Producción y el Comercio, Norberto Itzcovich, vino a tranquilizarnos y meter un poco de sangre nueva en nuestro apaleado instituto de estadísticas. En este artículo se puede leer un ping-pong en el que analiza y desarma, uno por uno, con una rigurosidad lógico-matemática irrefutable, los argumentos de la oposición golpista respecto del Indec. A riesgo de sacar de contexto, elegí algunos pasajes que me parecieron particularmente interesantes, aunque recomiendo que lean la nota entera.

Es que ahora existe un consenso en que la inflación es más alta que lo que informa el INDEC, como la desocupación o la pobreza.
–Propongo un desafío. Salió el índice de inflación que mide Bevacqua (…). Le da alrededor de 6% en el semestre. Salgan a la calle y pregunten quién cree en ese número. Seguro que nadie. A nosotros tampoco nos creen.

– ¿Cómo explica que la canasta básica total, con la cual se mide la pobreza, cueste mil pesos?
–La carne está más barata ahora que hace un año. Supongamos que yo mienta. Que la inflación sea del 2,5% y no del 0,4 por ciento. ¿A quién le importa, si cada uno vive su realidad?

Hasta acá viene impecable la respuesta, pero sigue:

¿Cuándo importa? Cuando empezamos a ver que se benefician los inversores de bonos indexados. Ahí deja de ser una estadística descriptiva y tiene injerencia.

– ¿Están convencidos de que los acreedores están detrás de las críticas?
–No me caben dudas. Después se sumaron los políticos de la oposición. Mientras tanto, la inflación salía primero en los diarios económicos y luego lo sabían algunos directores. Muy raro. Afectamos intereses y por eso nos pegan.
– ¿No sería más lógica una quita en los pagos de la deuda que dibujar el índice para pagar menos?
–No, porque nosotros estamos haciendo las cosas bien. Al IPC lo defiendo a muerte.
– ¿Y la medición de la pobreza? Hasta los consultores oficialistas dicen que el instituto esconde pobres.
–A la medición de la pobreza también la defiendo a muerte, aunque acepto que la metodología quedó obsoleta.

Esta es genial:

– ¿Por qué no publican los detalles de los relevamientos de precios?
–Porque el IPC mide variaciones. Y los promedios no son representativos de la realidad de los productos. Por eso nadie lo hace.


Y el broche de oro:

(…) ¿por qué existe tanta gente que pide que se vayan?
–Yo también me lo pregunto. Pero nos tocó esto.

Yo me quedo más tranquilo.

9 comentarios:

Rothbard dijo...

Qué país bananero, cuanta mediocridad.

Anónimo dijo...

genial... tas seguro que no era Anibal Fernandez?

Ana C. dijo...

Eso es peor que mediocre, Rothbard.

Bernard L. Madoff dijo...

Se pasan de delincuentes. Uno de estos días habría que colgar algún reportaje a Aníbal Fernández que es otro tipo que te hace reir.

Piraña dijo...

Triste es la definición. Los invito a ver un blog que creamos con unos amigos, www.porqueenlibertad.blogspot.com

JMT dijo...

Me encanto tu ironia, y por el bien de Argentina espero que sea ironia lo que expresa el entrevistado

Rodya Raskolnikov dijo...

¿Alguien sabe si son grandes las posibilidades de que los bonistas demanden al Estado cuando todo esto pase?

Ella dijo...

La mejor parte para mí: "Que la inflación sea del 2,5% y no del 0,4 por ciento. ¿A quién le importa, si cada uno vive su realidad?"

Queda claro.. la realidad va por un camino y las estadísticas por otro..

Entones ¿¿¿para qué tenemos un Instituto de Estadísticas??? ciérrenlo, que va a ser lo mismo.. y vayan pensando en otros temas para sus tesis de grado.

saludos a los bloggeros!

Ella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.