lunes, 15 de marzo de 2010

El discurso


Gestado a partir de la recesión de fines de los 90, "el discurso" alcanzó su apogeo en los años cúlmine de la crisis de 2002 y se perfeccionó durante el kirchnerismo. Recuerdo que en los años de la crisis escuchaba a familiares, amigos, periodistas y políticos repetir que eramos víctimas de los de afuera, del FMI, de los fondos buitres, de los militares, del neoliberalismo, del establishment, de los ricos. Todo metido en una gran olla que destilaba resentimiento y lo canalizaba a través de un nacionalismo berreta, flojo de papeles. A ese envión inicial se le sumó el posterior "que se vayan todos", como para restar compromiso a la ya abundante falta de compromiso. Era eso, en definitiva, lo que amalgamaba "el discurso": no aquél falso nacionalismo per se, sino la falta de compromiso, el facilismo conceptual, la irresponsabilidad automática para echar culpas al otro, al de afuera, al rico, al ladrón, al policía; para encontrar al malo, con actitud crítica, con astucia argentina; para desenmascarar la conspiración, señalar a los culpables; inclusive capaz de crear un enemigo ficticio para tener a quién golpear; para asignar derechos, porque es deber del Estado, a mí me corresponde, olvidando las consecuencias de nuestros actos, de que alguien siempre lo paga, de que toda riqueza que se distribuye es necesario crearla; pero a nosotros no, nunca: yo, argentino. Y así fue cómo "el discurso" se ganó el trono de la corrección política. De ahí en más nadie se animó a nada, nadie se jugó, todos compramos "el discurso", arropados bajo su amplísima frazada. Peronistas, radicales, independientes, todos debajo de la colcha, repitiendo "el discurso".

Era claro que iba a durar poco. Pero la historia, como muchas otras veces, demostró que no. Con gran astucia un hombre venido del sur, quien se convertiría en el animal político de su década, se apropió de "el discurso" y de sus réditos, amasando una formidable fortuna política de la noche a la mañana. Compró el saldo setentista (como diría Abraham), el saldo noventista, incluso se dio el lujo de borrar a Alfonsín con el codo, cuando pidió perdón en nombre del Estado a las víctimas de la dictadura por su "silencio". Por último, revolvió el saldo de la década del '50, para hacer frente al conflicto con el campo. Etiquetó a sus rivales, garcas, oligarcas, represores, golpistas; incluso creó otros: los grupos concentrados, los monopolios, el consenso de Washington (gran etiqueta para un antihéroe). Y así la política decantó en quién era más guapo, quién era más argentino, quién quería más a su país y a la igualdad de oportunidades y quién deseaba con más fuerza ver a una Argentina digna y de pie; frente a los grupos concentrados, imperialistas, amantes de la desigualdad y de la pobreza, entusiastas eternos de una Argentina de rodillas.

Revisando viejos pronósticos, no era claro que fuera a durar poco. Porque "el discurso" era el caldo de cultivo para el líder del pueblo, el héroe populista, el poronga que los llevara a todos puestos, que nos vendiera a precio regalado el discurso que tanto añorábamos. Total nuestros votos no valían nada, porque el sistema estaba digitado de antemano, al menos hasta que el líder llegó.

Como toda experiencia populista, se llevó más de lo que nos dejó. Pero yo tengo fe. Mejor dicho, tenía fe, de que nos dejara algo a cambio. Una enseñanza. Un aprendizaje. Tenía fe de que la caída de los Kirchner se llevara consigo a "el discurso". Quizás nos dábamos cuenta de que ellos no fueron los revolucionarios que decían ser, de que en otras épocas habían sido grandes amigos de quienes hoy denostaban, de que sus enemigos no eran tan malos como decían, de que un piquete no es malo pero mil piquetes sí lo son, de que la inflación existe, de que hay más pobres y Moyano es más rico, de que mientras ellos acumulan hoteles y casinos hay menos carne, menos gas, menos petróleo, menos electricidad, más inseguridad, mucha corrupción; de que el Estado lo pagamos entre todos y de que la vieja política que nos quitaba el sueño todavía no murió. Quizás nos dábamos cuenta de que "el discurso" fue una excusa que nos hicimos creer por un tiempo para hacer frente a nuestra propia ineptitud como sociedad. Una defensa natural que nos cuidó de perder la poca dignidad que nos quedaba, pero que había que dejar atrás, había que madurar. Debíamos comprender de una vez por todas que la riqueza que no teníamos no nos la habían sacado ni nos la iban a dar, era riqueza que no habíamos sabido generar.

Yo tenía esa fe. Pero lo cierto es que "el discurso" sigue vigente. Por eso nuestra oposición tiene pies de barro. Porque la corren con "el discurso", cuya corrección política nadie ha sabido, o nadie se ha animado, a disputar. Porque en el fondo, "el discurso" no es kirchnerista sino argentino. Y mientras se siga jugando a ver quién odia más a los noventa, a los milicos y al FMI, quién es más generoso con la plata del Estado y quién es más rápido para levantar el dedito y señalar a los malos, "el discurso" va a seguir vivo, en este gobierno y en el próximo. Y no sé cuántos años más nos llevará desterrarlo.

35 comentarios:

Frank Pentangeli dijo...

Que buen post! Para la posteridad, excelente análisis y reflexión.
Para que queremos leer la columna dominical de Morales Solá si tenemos la de Bernard.

Carlito Brigante dijo...

Yo dejaria este post toda la semana.

Brillante.

Romina E. dijo...

¿y la poblacion? ¿acaso no sigue el juego del discurso? ¿o no utiliza las tretas o atajos que la situación permiten? ¿conocen a alguien que haya tenido una oportunidad y haya dicho "no yo respeto las normas y leyes de mi pais, esto no se debe"?
En tanto y en cuanto como ciudadanos no seamos responsables civilmente, no creo que la dirigencia politica cambie, en definitiva creo que son fiel reflejo de la multitud que representan...
Sdos!

Contaldevertefeliz dijo...

Clap, clap, clap (aplausos de pie)

cosasdehombres dijo...

Romina E. precisamente el post es CONTRA la "población" que más que comprar el discurso ENCARNA el discurso.
Yo estoy militando con Solanas, y junto a gente seria y pensante hay gran cantidad de peronistas "reciclados" cuyo discurso es "a todo el mundo un subsidio que se lo merece como derecho". Cuando nosotros preguntamos quién lo paga? (como dice este blog), nos salen con que somos los oligarcas del movimiento.
Esas malas mañas las traen del "subsidismo" del conurbano acostumbrado a hacer cualquier cosa, robo y corrupción, y depender para todo progreso de mendigarle al jefe para que cubra el rojo (el intendente le mendiga al gobernador que luego mendiga a Nación. El kirchnerismo dio un paso "adelante" y ahora los intendentes dialogan en directo con Néstor Kirchner). La política del mangazo, y de que al tipo que se queja se lo tilda de garca porque "no la quiere repartir", es tan progre y peronista que cabe en la enorme de la gente (que en provincia tiene el alma peroncha, y en Capital es más progre que Ibarra aunque vote a Macri).
El discurso es lo único que "redistribuyen" al pueblo, porque el resto es para la "familia política" gobernante (que ahora se dieron cuenta de la familia judicial, el poder de Clarín, de que hay piqueteros malos qeu te cortan la 9 de julio, y de que existen realmente presidentes montos que cayeron presos por diez años, son pobres y hablan de incentivar las inversiones).

Concolorcorvo dijo...

¿Que hace esto acá y no publicado en los principales diarios del pais? Simplemente excelente, para la antología de QLP.

Saludos.

Frank Pentangeli dijo...

Yo sabía que en algún momento iba a aparecer el Madoff que todos los co-bloggers de QLP conocemos. No porque sus posts anteriores no hayan sido buenos, siempre fueron muy buenos, pero sino porque sabemos lo brillante que es y todo lo que puede dar!

Mastrocuervo dijo...

Excelente post, comparto 100%.

Sospecho que soy mayor que los co-bloggers, así que me atrevo a señalarles que "el discurso" no arrancó en 2002, sino que viene de mucho antes. El papel que hoy representan en el imaginario nacional los represores del proceso, los monopolios y el consenso de Washington, antes lo jugaron los pérfidos capitales ingleses, los no menos salvajes conservadores y varias etiquetas más. Todos, integrantes de una campaña antiargentina que, por lo que vemos, está teniendo un rotundo éxito.

Lo que expresa Romina y sostiene el post está también expresado en una recomendable nota de Valiente Noailles en el Enfoques de ayer, (envío el link): la sociedad sabe que no tiene autoridad moral para criticar las prácticas de los políticos.

Saludos.

http://www.lanacion.com.ar/1242844

Bernard L. Madoff dijo...

Es cierto Mastrocuervo, los actuales difusores del discurso se perfeccionaron en 2002 pero la esencia del mismo es de más larga data.

Buen aporte el artículo de Noailles y como siempre los comentarios de cosasdehombres que no tienen desperdicio.

Un abrazo.

Sam Rothstein dijo...

Sin palabras!
Muy buen post!

Anónimo dijo...

Bravo, aplausos, no se que mas decir. Saludos.

Anónimo dijo...

Bravo, aplausos, no se que mas decir. Saludos.

Anónimo dijo...

Bravo, aplausos, no se que mas decir. Saludos.

Rodya Raskolnikov dijo...

Barrilete cósmico, de qué planeta viniste?

Rodya Raskolnikov dijo...

No podría estar más de acuerdo la verdad, sin comentarios.

El Observador Comprometido dijo...

Concuerdo con vos, Madoff. Cada vez que hay uno de esos votos controvertidos, uno espera ver como se ponen la camiseta de oposición seria, pero la mayor parte de los políticos termina opinando cosas similares -o peores-a los K, pero quieren ser ellos quienes las hagan.
Paso con las AFJP, Aerolíneas, superpoderes, y otras.
Igual prefiero que estos se terminen de ir en el 2011 y que vengan otros.
Quizas los desatinos K nos hicieran madurar y ser menos tolerantes con nuestros futuros gobernantes y marcarles mejor la cancha. Tengo mis dudas.

mauroliver dijo...

En estos días ando pensando lo siguiente: para no tirar la pelota afuera y decir que nos la han quitado, digo la hemos perdido. Hemos perdido la capacidad de hablar con nosotros mismos y con los otros de eso que nos pasa a cada uno en lo chiquito de la vida cotidiana. Parece que nos hemos autoconvocado a hablar sólo de los temas importantes, de la agenda pública, de las grandes causas. En fin, el discurso no solamente se replica con sutil eficiencia en los titulares de los grandes medios —a esta altura convertidos por el discurso en los monigotes de los parques a los que arrojarles pelotas de trapo a cambio migajas— sino que también el último reducto de la independencia ideológica, los blogs, están haciendo aguas achicando la zozobra con un tarro de duraznos pinchado. (...)
Empecé el comentario y terminé publicando en mi blog. Si les interesa http://mauroliver.blogspot.com

Dieguistico! dijo...

Muy bueno lo suyo, Bernard. La verdad es que en público nadie se atreve a ir contra el "discurso". Pero yo no estoy tan seguro de que el grueso de la población íntimamente comparta muchos de sus presupuestos. Cuando uno habla en privado con el tachero, el verdulero, el vecino y hasta algún que otro político sale el sentido común, la preocupación por una cultura de la mendicidad que es insostenible, la falta de valores elementales para el progreso. Cuando nadie los ve, o cuando les tocan el bolsillo, hasta los que votan a Sabatella tienen muy claro el valor de la propiedad y del esfuerzo. Sin embargo, en público, esta sobreentendido que ciertas cosas no se dicen, que son de "garca", de "menemista" o directamente de "loco". Creo que los argentinos tenemos un problema de doble moral, y lamentablemente regimos la "cosa pública" por una moral maniquea, simplista, resentida, cuyos orígenes están mucho, pero mucho, más atrás del 2002.

elgrancayman dijo...

No se si es que tienen no mas de 30 muchachos, pero yo q estoy en los 40 vi un estado que ya no existe mas.
Donde la educacion privada era para los pelotuditos que los echaban del colegio.

Donde ir al policlinico bancario no implicaba morirte con un medicamento vencido o trucho.

Donde no cualquier privado hacia lo que se le cantaba el orto y cuando saltaba algun kilombo la responsabilidad "es del estado que no controlo"

En algun post anterior, a la mayoria de uds que ser golpean el pecho diciendose liberales, les dije que no eran consciente del daño que les hizo CSM sus años noventa glorioso.
Porque en el nombre del estado ineficiente, se abandonaron roles innegables del estado.

Esa es la verdadera razon por la que el "discurso" se instala.

AFJPs, Bancos, Telefonicas (con internet y celulares), prepagas, cables, en general las privatizadas son muestras de como llenarse con contratos leoninos que exigian tasas enormes en dolares "porque el riesgo pais es alto" "la inseguridad juridica, viste?".
Y la responsabilidad de todo tipo de abusos? El estado, viste, no controla nada!!

La intencion de cambio de rol del estado es valiosa. Recuperar el rol. Y despues apuntar a la meritocracia y la eficiencia. Pero recuperar el rol primero.

Dieguistico! dijo...

¿O sea que el rol del Estado sería tener una empresa telefónica que tarda veinte años en instalarte una línea, mantener un sistema previsional que fomenta la evasión y es inviable acá y en cualquier lugar del mundo, tener canales de televisión para pagarles sueldos siderales a los chupamedias de turno?

Me parece que, por más años que acuses, no terminás de entender la clase de incentivos que motivan las acciones humanas.

Más allá de eso, ¿qué tiene que ver esta discusión con el tema del post?

Bernard L. Madoff dijo...

Cayman, en este blog hay cavallistas, no menemistas. Y todos estamos de acuerdo en un Estado eficiente con funcionarios honestos.

Creo que caés un poco en "el discurso" al avalar medidas como la estatización de las AFJP con la excusa del fantasma menemista.

Yo no conocí el Estado del que me hablás. Cuando nací los departamentos se vendían "con teléfono" e YPF era la única petrolera del mundo con déficit. Para remontarme hacia el pasado sólo tengo como fuentes a mi padres y familiares que me contaron que en una época se dejaron de poner calificaciones en la universidad en nombre de la educación pública.

Ojalá algún día tengamos el Estado que tanto vos y yo queremos. Pero recuperar ese rol no implica expropiar ahorros o subsidiar el fútbol. Implica, por ejemplo, que el Estado no haga lobby por un grupo empresario para la compra de Telecom o el negocio de los casinos. Implica recuperar el manejo de la política monetaria para que no responda al funcionario de turno. En fin, implica millones de cosas que este gobierno corrupto no está interesado en encarar.

Bernard L. Madoff dijo...

Y sí estoy de acuerdo con vos en que el menemismo fue tan corrupto como el gobierno actual.

elgrancayman dijo...

Que tiene que ver con el post? lee el comentario. Justifico porque se instala el discurso.
O porque va a ser dificil sacarlo.

El rol del estado es hacer que tengas una telefonica que no te cobre 50 veces mas caro el pulso que en cualquier otro lugar del mundo o fuerce a que tengas tarifa plana en internet o que no te garche con los sms y no que generes 1000 mm de ebitda o ROEs de 30% por año en servicios publicos o monopolios naturales.
El rol del estado es NO permitir que 4 bancos manejen un sistema de prevision como si se tratara de un negocio de asset management y cobren 33% de comision sobre un aporte durante 15 años o que financien con el 20% de la cartera acciones no argentinas. O que apueste contra la propia moneda.

El rol del estado es no permitir que un monopolio tenga el cable con 70% de market share y que tenga 5 de los diez canales calientes metiendo mensajes para mantener sus privilegios.

El rol del estado es operar donde hay fallas de mercado o mercados en desequilibrio.

Incentivos que motivan las acciones humanas? hay un monton. Los que seguro te rigen a vos, son las que llevan a abrirte unas cuentas en mi islas!

Bernard L. Madoff dijo...

Jajaja, las islas cayman.

Bueno lo de Clarín no hace falta decirlo, este gobierno hizo lo que pudo para darle más poder al monopolio hasta que necesitó un chivo expiatorio para la gilada.

Con las telefónicas ojo, no soy un experto en el tema pero lo que veo es que los tipos están permanentemente diputándose el mercado. Hay que fundamentar bien que existe poder de mercado para justificar una intervención. Yo no veo tal necesidad.

Y a las AFJP hacele todas las críticas que quieras pero la solución era la libre elección y no la expropiación. De hecho cuando la gente pudo optar se quedó en el sistema privado. Parece que se corrió el rumor de que el Estado argentino hambrea a sus jubilados ¿¿en serio?? Sí, fuera de joda.

Bernard L. Madoff dijo...

Me corrijo, tener poder de mercado no es suficiente para justificar la intervención estatal. Te diría que ni siquiera es suficiente que tenga una posición dominante o monopólica, porque si por eso fuera habría que regular Microsoft, Apple y Google.

Sam Rothstein dijo...

El rol del estado es no permitir que un monopolio tenga el cable con 70% de market share y que tenga 5 de los diez canales calientes metiendo mensajes para mantener sus privilegios.

Si, coincido. Que lastima que los que estan a cargo del Estado piensen distinto. Para ellos el rol del Estado es permitir los monopolios si son amigos...

http://fortunaweb.com.ar/la-corte-convalido-la-fusion-cablevision-multicanal/


Volviendo al tema. El discurso se puede instalar por X motivos distintos. No interesa. Lo que interesa es que es un discruso falso.

elgrancayman dijo...

Bernard,
Te tomo que no sean menemistas peros si cavalistas. Hoy habla con un amigo los parecidos entre NK y Cavallo.
Uno es un gran politco que se cree un gran economista. Y el otro es un gran economista que se cree un gran politico.
Y el mingo no es un monumento a la honestidad, con solo averiguar las comisiones del megacanje te vas a convencer solito.
La deshonestidad es inherente al humano. Encontrar un politico honesto es como encontrar un empresario que no quiera maximizar sus beneficios.

Respecto de las AFJP, esta claro que fueron un ejemplo de merda respecto de lo que puede ser un sistema de capitalizacion vs uno de reparto.
Obviamente es dificil defender al ANSES pre AFJP como lo es defender a las AFJP en si mismo.
Ambos sistemas son/eran muy mejorables.

"Ojalá algún día tengamos el Estado que tanto vos y yo queremos." OJALA.

"Pero recuperar ese rol no implica expropiar ahorros"
Soy/Fui muy critico del sistema de pensiones, lo conozco bien.
Jamas funciono, jamas. Y como pertenecia a Bancos que lo miraban como un negocio de asset management, asi termino.

Coincido con el futbol. Es medida populista, apuntada a clarin directamente, un menage a trois de mafiosos. que mas se puede decir?

Dieguistico! dijo...

¿Pero quien impide que entren nuevos jugadores al mercado telefónico? ¿Quién imponía restricciones para que entren nuevos competidores al mercado de las AFJP y además les aseguraba las famosas comisiones estratosféricas que no hubieran existido en condiciones de libre competencia (comisiones que igual eran más bajas a la pérdida total que implica dejarle los aportes al sistema de reparto)? ¿Quién sacó una ley para impedir que Clarín sea desguazado por sus acreedores atomizando el mercado?

¡El Estado, en todos los casos!

Evidentemente si sos parte del problema, no podés ser parte de la solución. Y los funcionarios probos e incorruptibles que harían funcionar un Estado eficiente no existen en esta Tierra, porque si les das el poder de regular los mercados, ese poder va a tener un precio tan alto que la tentación de corromperse va a ser irresistible. Como lo decía Lord Acton: el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente.

Bernard L. Madoff dijo...

Estoy de acuerdo con lo de Cavallo. Gran economista. Pésimo político. Prueba de esto fue que volvió al Ministerio en medio de un incendio. Soportó el costo político del ajuste y tuvo que disponer el corralito ante una corrida bancaria en medio de la reestructuración de la deuda. Hoy no puede caminar las calles y su apellido se usa como un insulto. Ningún político hubiera agarrado esa papa caliente.

¿Qué hubiera pasado si el Mingo no agarraba? Yo apuesto a que después de la caída lo elegíamos presidente. Pero bueno, es historia contrafáctica. Al mismo tiempo que un pésimo político, lo convierte en un gran patriota.

elgrancayman dijo...

Sam,
aunque no lo creas no soy K y como dije antes es un menage a trois de mafiosos.
El discurso puede ser falso, tan falso como que el liberalismo lo cura todo.
El capitalismo no esta en deuda a la hora de generar riqueza. Genero riqueza en exceso. La falla esta en la distribucion.
Que productividad de mano de obra puede explicar un bonus de un banquero tipo Fuld?
Hay que encontrar el gris muchachos, claramente, hasta Obama esta tomando un rol del estado que sorprenderia al mas liberal.

Bernard, las telefonicas son un duopolio (o mas bien dos monopolios zonales) que dividieron la red en dos y nunca dejaron entrar a nadie mas. Pero bueno, tampoco soy un experto en el tema pero si vi las privatiaciones de cerca y como lobbearon para que no se les crucen las zonas y generando barreras de entrada para otros competidores. Largo tema...

Bernard L. Madoff dijo...

Está bien, quizás fue mitad patriótico y mitad causa de su enorme ego. Esto confirma que fue un pésimo político.

elgrancayman dijo...

Dieguistico, entramos en la discucion si la responsabilidad de la cometa de un cana es del cana mismo o del que maneja el auto.
Quien es mas responsable?

Una persona como vos pensara que es el policia porque "es el poder".
El otro no, porque "busca maximizar beneficios o minimzar perdidas" y eso esta bien.

Pero pensandolo bien, te daras cuentas que ambos son responsables y sobre todo cuando a la larga perdemos todos.

Respecto de las AFJP, bueno, un oligopolio colusionador claro, donde el estado jamas puso los puntos (salvo NK con la socializacion de los seguros y el maximo de comisiones al 1% - que casualidad , ahi se pusieron en venta 3 afjps bancarias)
En la reapertura de la vuelta al estado (otro error grosero de la industria, eleccion obligatoria de los indecisos) volvio 20% de la gente, y claramente los que les convenia el reparto.
La pregunta del millon que hubiese pasado si NK (o sergio massa) lo hacia al reves: vuelven todos al estado SALVO que hagan el tramite para quedarse... Menos de la mitad hacia el tramite.
Pero, como digo siempre, si mi abuelo tuviese tetas seria mi abuela.


El

Bernard L. Madoff dijo...

A mí no me gusta esto de medir beneficios con los datos ex post. Es como cuando el gobierno decía que el campo tenía una renta extraordinaria y después vino una sequía que los quebró a todos. El negocio financiero en la Argentina tiene un riesgo altísimo, de esto no hay que olvidarse.

William Miller dijo...

Excelente post Bernardito!!!
MOY BUENO!

WM reportando desde Panama, junto a KD

Victor dijo...

Muy bueno. Es muy cierto lo que decís sobre "el discurso". Lo que pasa es que para distinguir lo verdadero de lo falso hace falta tener coraje. Los políticos y los intelectuales (en general) le tiene terror a sacar los pies del plato de la corrección política, se esconden el los recovecos del lenguaje para chicanear y camuflar lo evidente. No tiene coraje para mirar a la realidad a los ojos. Los políticos en particular, forma parte además de una asociación ilícita, que es precisamente, la corporación política argentina. Ni siquiera necesitan robar para hacerse millonarios. Va ser muy difícil salir de esto por las buenas pero vale la pena intentarlo.