martes, 9 de marzo de 2010

El Estado del Balance

Si hay algo que me molesta de nuestra queridísima presidenta es su adicción a los balances. En cada discurso que hace siempre hay un balance de su gestión. No se si será una cuestión de inseguridad o será una cuestión comunicacional, el punto es que es muy molesto e irrita. En primer lugar, porque cada uno puede hacer su propio balance de la gestión de Cristina y en segundo porque no agrega ningún valor si cada dos meses repasa lo que se hizo o no se hizo desde el 25 de Mayo de 2003 y mucho menos que lo comparen con los 193 años de historia argentina anteriores.

Cuántas veces escuchamos esto: "Sabía que iba a ser mucho más difícil para mí que para otros, por el simple hecho de ser mujer. Para algunos puede ser un planteo meramente feminista, pero los hechos ocurridos desde que asumí hasta la fecha demuestran que es así"?

Me pregunto qué sentido tiene hacer esto cada vez que se habla, no será mejor empezar a mirar para adelante? By the way, yo no creo que haya sido más difícil para ella por ser mujer, sino por no haber cumplido hasta ahora (y parece que hasta siempre) con las expectativas que generó en Diciembre cuando empezó a gobernar.

4 comentarios:

José Shajar dijo...

PArte del problema de improvisar... en los discursos, en las políticas... se repite siempre lo mismo, los errores, los modismos, etc...

Bernard L. Madoff dijo...

A eso sumale que habla sólo desde el atril, no da conferencias de prensa y abusa de la cadena nacional. No sé cómo llamarle.

Adrian dijo...

El día que Paraguay nos invada nadie le va a dar bola, ya nadie escucha las cadenas nacionales semanales.

Coki dijo...

@Frank, me parece que el asunto es sencillo: en la Argentina hay leyes contra la discriminación de género. Si considera que alguien hace diferencia o la perjudica sólo por ese motivo, debe hacer la denuncia. Aun más siendo la presidente.

Me parece que hace rato perdió sentido analizar sus discursos como si realmente estuviera diciendo algo. Hoy son ruido.