jueves, 9 de abril de 2009

La máquina de plebiscitar

El Kirchnerismo vive en una campaña política permanente. Como los hilos de esta Spinning Jenny que se ve en la foto, Néstor está encerrado en alguna quinta de zona norte urdiendo la trama de sus próximas movidas políticas. Y no está sólo; probablemente esté reunido con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, con el Ministro de Seguridad y Justicia, con el jefe de gabinete... Porque siempre estamos en emergencia, hay que plebiscitar el proyecto nacional y popular o el país se incendia. No hay tiempo para que cada uno se desempeñe normalmente en sus funciones, tienen que salir todos juntos a buscar al pueblo, a contestarle a la oposición, a apoyar la redistribución del ingreso.

Creo que la sociedad está harta de esta parálisis, de esta falsa revolución que nos estanca en debates improvisados, en jugadas apuradas y nerviosas. No le hace bien a la economía (eso lo sabemos muy bien) pero además afecta directamente la vida diaria de los argentinos. Estoy harto de enterarme todos los días de las nuevas jugadas de Néstor. Harto del nivel de histeria que se respira en todos lados.
Ayer Frank se preguntaba sobre el éxito de la movida Kirchner+Scioli+intendentes. Esperemos que el todo no sea la suma de las partes. En junio habrá una oportunidad para manifestarse en contra de la confrontación permanente, del plebiscito eterno, de este sistema chavista de hacer política.