jueves, 10 de diciembre de 2009

Sobre Dolina (parte 2)

Dos lectores comentaron en el último post sobre Dolina algunas cosas que me parecieron interesantes para discutir en un nuevo post.
Me dicen que la solución de mercado no es viable por dos razones. En primer lugar, el auditorio no se llena todos los días sino los viernes. Por lo que el cálculo que yo hice estaba en rigor mal. Seguro que estaba mal, la idea no es que estuviera bien sino ilustrar que cobrando algo mayor que cero la entrada seguro que va aumentar la cantidad de dinero que recauda. Una solución podría ser para Dolina no cobrar de Lunes a Miércoles cuando va poca gente y cobrar los Jueves y los Viernes cuando aparentemente va más gente. De modo que la gente que menos plata tienen, podría continuar yendo gratis y los que más valoran ir el viernes o el jueves pagaría.
Lo segundo que me dicen y es lo que más ruido me hace es que el Programa radial de Dolina es un bien cultural y, por lo tanto, sería una buena inversión que el Estado lo proveyera gratis. Que egoístas que somos! A la luz de esta propuesta, me surgen varias preguntas:
  1. Qué hacemos con todos los demás programas culturales que van alegar "que ellos también deberían ser solventados"? Cómo les decimos que en realidad el programa del Negro es más cultural o es cultural pero le gusta a la gente o lo que fuera y que por eso ellos se quedan afuera?
  2. Partamos de la base de que los recursos son limitados. Y si por financiar al programa de Dolina con recursos de todos dejamos afuera a otro programa cultural? De algún lado hay que sacar el dinero y los recursos son limitados.
  3. La gente que escucha a Dolina no tiene ya un nivel cultural (o de educación) suficiente para que el Estado lo siga "educando"? El estado ya nos da gratis la primaria, la secundaria y la universidad; es justo que le pidamos que use recursos que bien podrían ir a los chicos que mueren de hambre y se los de a Dolina?
Yo creo que pedir que se gasten recursos en el producción de "La venganza será terrible" en nombre de la cultura es un acto por lo menos egoísta. El mercado no es totalmente injusto. Es muy barato proveerse de cultura una vez que tenés un nivel de educación estándar (que creo que tienen casi todos los oyentes del negro). Por ejemplo:
  • El mercado te ofrece libros usados a muy buen precio por la Av. Corrientes o en Plaza Italia. Como casi nadie los quiere y ya están impresos, no tenés que pagar lo mismo que por el nuevo libro de Majul (si a eso llamamos la anti-cultura).
  • El mercado te ofrece hasta que no lo tengas que comprar. Quizas podés hacer un intercambio temporal de libros con algún amigo.
  • El mercado te ofrece que accedas barato a internet desde cualquier locutorio a un precio baratísimo dada la feroz competencia en la que viven inmersos dichos locales. Por poquitos pesos la hora, podés navegar un buen rato, conseguir algún buen libro en formato digital, mandartelo al mail y leerlo cada vez que quieras. O quizás imprimirte un buen paper. O inclusive, también, participar un foro y tener tu propio blog. Esto es el mercado también. Y gracias al mercado, yo puedo consumir gratis el blog de Postino, por ejemplo, sin que el Estado se meta en el medio.
  • De muy última si querés que alguien te enseñe filosofía en serio, te anotás en Puan y cursas toda una carrera gratis, por más que tengas media abogacía adentro o seas Ingeniero (o sea, que el Estado ya te pagó una). Para ir tenés que pagar el boleto de bondi subsidiado que es barato. En parte, financiado por el IVA que paga el 100% de la población, incluidos los pobres. Y no hace falta que metás todas las materias según lo estipulado por el programa, podés hacerla con el timing que prefieras. Para qué estresarse con tantos examenes?
Es decir, recriminarle al mercado que no nos pone a Dolina en el prime time del canal 13, resultaría excesivo. Como también me parece excesivo no poder aceptar que un energumeno, que probablemente pueda, pague una entrada para verlo y para que no se vaya, en lugar de que la pague otro que no tiene el más mísero interés en escucharlo o verlo.
El mercado te ofrece un montón de cosas. Gracias a que existe un mercado (un lugar donde Larry Page y Sergei Brin pueden ganar guita), existe Google y gracias a Google una plataforma donde nosotros podemos discutir sobre, por ejemplo, cultura sin pagar un gran costo. Pero bueno, esa es otra discusión.

PD: digo esto siendo un ferviente y admirador oyente del negro dolina, como así también un ferviente defensor del mercado como asignador eficiente de recuros en la mayoría de los casos.

Ahora, disfrutemos de lo que a la gente le gusta:

7 comentarios:

Piraña dijo...

Excelente post! muy didactico. Clap, clap, clap

Nora dijo...

Lo que no se esta tomando en cuenta en este porst es que hay una dinamica entre la gente que lo escucha y la que nunca lo escucho y lo empieza a escuchar y los que se fueron, y ya no pueden escuchar mas. Esa dinàmica egoistamente, no está siendo contemplada aca. Buenas tardes.

Rodya Raskolnikov dijo...

Está bueno el post, estoy de acuerdo.

A mí Dolina me interesa (a veces me cuesta distinguir las cosas que me gustan de las que me interesan).

Bueno, eso nada más.

Coki dijo...

¿Es mucho pedir que, al menos en la BEA, dejemos de hablar de "gratis" cuando nos referimos a un bien que es financiado por el Estado?

H dijo...

Clap, clap.
H

LauraGalletita dijo...

Bueno, no se amarguen mas, muchachos, que ya arregló con Radio Nacional ;)

Frank Pentangeli dijo...

Bueno, me alegra saberlo Laura. Me alegra saber que los pobres chicos del conurbano, con el IVA que pagan cuando se compran la golosina del mes, me van a estar financiando mi esparcimiento nocturno o alguna parte de él!