jueves, 11 de febrero de 2010

Vote por mi

No hay campaña política que me aburra más que aquella basada en la honestidad del candidato. No porque crea que la honestidad no es algo importante, sino porque soy economista. Paso a explicarme.

"Todos los políticos son iguales" y "todos los políticos son corruptos" son dos frases que todos tenemos más o menos metidas en la cabeza. La primera ya tuvo este post. Se me ocurren tres explicaciones fundamentales para la segunda:
1) La gente corrupta se dedica a la politica (y la gente honesta no).
2) La gente corrupta triunfa en politica.
3) La gente honesta se corrompe en el poder.

La primera explicacion juega a favor de confirmar la proposicion: si (solamente) la gente corrupta se dedica a la política, en consecuencia todos los políticos serán corruptos.

La segunda explicacion implica la existencia de "sesgo de selección" debido a que la muestra no es aleatoria. Existe una poblacion grande de politicos, y la gente solamente conoce a aquellos que triunfaron y ocupan cargos importantes. En consecuencia la muestra no es de políticos, sino de "políticos triunfadores". Puede ser el caso que los exitosos en politica sean corruptos, pero eso no implica que tambien lo sean los desconocidos politicos de bajo nivel.

La tercera explicacion apunta a los incentivos. Los honestos llegan al poder, pero no resisten la tentación de robar.

En mi humilde parecer hay un poco de cada una. Para estar en política hay que tener estómago y hacer acuerdos políticos con individuos y estructuras que seguramente esten involucrados en actos de corrupción. Hay que bancarse actos de corrupcion internos para no ventilar los trapos sucios, y la lista de cosas non-sanctas puede seguir. Cuando uno decide meterse en ese mundo presumiblemente conoce algo de los códigos. Si en efecto decide meterse es porque, ceteris paribus, dichas formas no lo incomodan lo suficiente como para mantenerse al margen. Es decir, uno ya tiene el germen del garca cuando ingresa a la Juventud del partido.
Pero una cosa es que muchos corruptitos ingresen a la "carrera política" y otra cosa es que egresen con honores. Así como hay que tener estómago para entrar en política, también hay que tener mucho más estómago para triunfar en política. En mi cabeza, más estómago equivale a menos ética: "esta es mi ideología, pero si no le gusta tengo otra y otra más". Finalmente, el poder corrompe. Acton lo postuló mucho mejor.

Por eso, cuando un político se vende como "el candidato honesto" lo que debiera mostrar no es sólo la declaración jurada, sino como hizo para sobrevivir tanto tiempo en política sin encubrir o cometer algun delito.

6 comentarios:

Fredy Yabran dijo...

Me parece que esto de venderse como Honesto tiene una explicación Psicologica. Por lo menos, a mi la experiencia me dice que la gente simpre se Jacta justamente de lo que NO es. Nunca veo a las personas decentes gritar a los cuatro Vientos "Soy decente". Creo que esto se puede asemejar a cuando un Hombre se jacta de haber tenido cientos de minas y lo mas común es que no haya tenido ni minas para el lapiz mecanico.
Por lo menos yo, simpre pienso lo contrario cuando escucho a alguién jactarse mucho de algo.

Carlito Brigante dijo...

Me parece que, nos guste o no, a los politicos tenes que verlos como un producto. La mejor manera de vender algo es vender algo que la gente quiere. La segunda mejor es decirle que tenes algo para venderle que él va a querer y no necesariamente es el producto que quiere(la famosa estafa). Esto en un juego repetido no funciona... por eso llegas, te haces tus mangos y firmas con el que sigue para que no te meta en cana...
En definitiva, decir que un politico es honesto es para venderlo mejor, nada mas, que es basicamente lo que la gente quiere escuchar.
Tambien hay que ver a que llamas corrupcion... hacer caja es corrupcion o una manera de sobrevivir en la politica? Ponele que sos un tipo honesto, que no te la afanas para vos, sino para mantenerte ahi arriba, ese tipo seria deshonesto?

Abrazoo

Bernard L. Madoff dijo...

Ta bien, todo lo que quieran, pero ceteris paribus prefiero un político cuya concepción de la política no sea el afano permanente.

Carlito Brigante dijo...

jajaja
tu seudonimo no te acompania!!!

Rodya Raskolnikov dijo...

Sí, claro, un poco de cada cosa. Además corrupción es muy amplio, una cosa es negociar voluntades y otra chorearte hasta el sombrero de los granaderos.

Juan Sebastián dijo...

Falta
4) El valor esperado de la corrupción es >0, aún con una función de utilidad adversa al riesgo, ya que las chances de ser castigado por meterse en hechos de corrupción en Argentina -->0.
Si no, todos los políticos serían corruptos en todos lados, y nuestra corrupción no sería ni anecdótica.