martes, 23 de junio de 2009

la desconcentración plural

Decía hoy a la mañana, el Compañero D´Elía: "Nosotros y otras organizaciones que quieran participar nos vamos a movilizar a Plaza de Mayo, porque el domingo habrá un amplio triunfo."

Decía hoy a la mañana, el Compañero Kunkel: "Nos vamos a juntar todos los compañeros para festejar en la Plaza de Mayo el triunfo de todos aquellos que decidimos ratificar el compromiso de acompañar a la presidenta y a Néstor Kirchner en la consolidación de este modelo"
Hoy, más tarde mediante un comunicado decían: "Ante la infame campaña realizada a partir de mis dichos por la oposición política y el partido mediático es que hemos decidido levantar la movilización que teníamos prevista para el domingo a las 18 horas".
Todo esto ocurrió al cabo de un día. Estábamos todos tan ocupados que no nos dimos de la feroz campaña política contra este acto en favor del gobierno. Seamos buenos entre nosotros, nadie tiene más ganas de verlos en la plaza que la oposición, Luis y Carlos. Evidentemente, Kirchner lo terminó de entender... Mientras, ustedes, por querer quedar bien con el jefe le traen más de un dolor de cabeza.

3 comentarios:

Coki dijo...

Lo que me impresiona es que en el peronismo no existen los errores, las mentiras ni los cambios de opinión. Sólo los complots y los "temas pendientes".

P07@ dijo...

Jajajajaja, enorme el post por lo que nos muestra. D'Elia hace rato que le hace más mal que bien al gobierno, y creo que ni siquiera ahora se dio cuenta de eso. De por sí, me parece una falta de respeto total hacia el pueblo el convocar a un festejo por algo que todavía no se resolvió, pero bueno, así son los peronchos, y también sus lamebotas.
Coincido con Coki en eso de no reconocer los errores, y creo que es una de las cosas que más molestan al común de la gente que no está contenta con este gobierno. En una de esas tenemos suerte y desde el domingo aprenden.

Frank Pentangeli dijo...

Si, es cierto que en este gobierno no se reconocen los errores. Pero yo no creo que sea un problema del peronismo, sino de la politica en general. Reconocer errores implica pagar un costo muy alto, implica conceder. Si Kirchner dice "Me equivoque con la intervencion del INDEC" la oposicion no lo va a aplaudir, probablemente salga a comerle el higado y recordarle todos sus otros errores.

Igual se me ocurre que en el caso del campo quizas no hubiera sido así. Si se rectificaba con la 125 y sabía venderla, quedaba como un verdadero estadista aunque a algunos de su entorno no les gustara.

Yo no creo que el Peronismo sea malo como tampoco creo que el antiperonismo sea bueno. Por eso no soy antiperonista. Estoy convencido de que el "Milagro Argentino" se va a dar cuando superemos esa antinomia.