martes, 30 de junio de 2009

Democracia al fin

Me gustaron las elecciones. Si bien hubo baja participacion, quizás producto de la histeria porcina, siempre es lindo celebrar un acto electoral medianamente ordenado. Al margen de los resultados, debo confesar que me quede despierto esperando que Kirchner salga a reconocer la derrota. Queria verle la cara. Mi primera impresion, en esos eternos segundos de silencio en el que sólo se escuchaban los canticos de los "soldados de peron" es que se habia tomado un alprazolam y todavia estaba masticando la noticia. Pero despues abrio la boca y por primera vez me gusto lo que dijo: no es que dijera nada del otro mundo, dijo lo que tenia que decir cualquier politico sensato. Pero la sensatez en Kirchner no es un atributo demasiado visible, y es por eso que hay que señalar cuando hace algo positivo: habló bien. Calló a los pibes, admitió la derrota, habló mas del futuro y menos del pasado. Era natural que intentara minimizar la importante pero minima derrota, y que le pegara un poco al PRO en capital. Cualquier politico hubiera dicho eso. Tambien fue sensato tirarle la pelota de la gobernabilidad a la oposicion.
Me sorprendio y me gusto que por fin haya entendido el juego democratico de la competencia electoral. Tardó. Tardó en salir al escenario como tambien tardó en entender que la sociedad estaba cansada del modelo, pero no del modelo de pais, sino del modelo de dirigencia kirchnerista, de las sobradas, de los guiños de ojo, de las ironías en temas serios. De los Moreno y los D'Elia. Pero las elecciones ponen los puntos sobre las ies. Porque la Plaza de Mayo se llena con un par de miles de personas y dirimir cuestiones serias viendo quien convoca mas es ridiculo. Los votos son un numero frio, opera la ley de los grandes numeros y es mas dificil de dominar, aunque tengas el aparato del PJ. No tengo ganas de hablar de la desastroza conferencia de prensa de Cristina, que fue un paso atrás respecto de la conferencia de Néstor.
En Finanzas Publicas escribieron un recomendable post que me hubiera gustado escribir, aunque confieso que es un poco largo. Habla sobre democracia. Agrego a Schumpeter: la democracia es un sistema de competencia electoral. Cada cuatro años se licita el (monopolio del) poder. El que gana tiene poder, el que pierde es oposicion. Mercados disputables mediante, el ganador en el gobierno no puede hacer lo que quiere. Como dijo Nestor, asi es la democracia y los Kirchner van a tener que evaluar lo que hicieron mal, aunque a esta altura todos sabemos cuales fueron los principales errores.
Ya sabemos que la democracia no es perfecta, como tampoco existe la competencia perfecta. El mercado electoral tiene imperfecciones, y las barreras a la entrada son uno de los principales problemas. En Freakonomics dicen que la causalidad entre gasto de campaña y exito electoral es inversa. En EEUU no ganan porque gastan mucho: reciben muchas contribuciones de campaña porque son candidatos fuertes a ganar, y por lo tanto tambien pueden gastar mucho mas en publicidad. No se si se puede extrapolar el mismo ejemplo para Argentina, en especial cuando mucho del gasto de campañia sale del propio bolsillo del candidato (PRO), o del aparato estatal (oficialismo de turno). Nos hace falta un mercado liquido de contribuyentes, porque en un mundo con restricciones financieras billetera mata galán.
Se logro mostrar el descontento en las urnas y llevar las disputas de la Plaza al Congreso. Pero mejor democracia no es solamente un Congreso que discute. Es un mercado politico un poquito menos imperfecto, con menores barreras a la entrada y menores asimetrias entre oficialismo y oposicion. Venezuela tiene un mercado electoral muy imperfecto debido al uso del aparato estatal con fines partidarios. Pero se vota. En Iran tambien se vota, pero solamente el descarado de D'Elia o el ingenuo de Farinello pueden denominarlo democracia. Sin entrar a mencionar lo que esta pasando en Honduras, que da para otro post.

9 comentarios:

Rothbard dijo...

Democracia no es limtarse a elegir por el voto al tirano de turno. La democracia es el gobierno de la mayoría (o primera minoría) respetando a las minorías y a la ley. Si falta uno de esos tres elementos deja de ser democracia.

Frank Pentangeli dijo...

Sam, Nestor no cambio ni va a cambiar. Entende eso. Es un cínico.

Rodya Raskolnikov dijo...

Pareciera que la lectura del Oficialismo es que los electores castigaron los modales de Néstor, y entonces ahora -por fín- recula, se retira del partido, sale de la primera escena y pasa a gobernar visiblemente Cristina.
Lo cual no implica que no estén intentando redoblar la apuesta de su épica, pero esta vez con Cristina de Presidente. Ya no saben como disfrazarla.
Lo de los Kirchner no es solo un problema de modales, es una tara ideológica que posterga todo lo importante en función de un par de gestos para la tribuna. Kirchner no tiene un plan, no tiene un modelo, improvisa. Tiene apuntes en un cuaderno: Inflación, importaciones, YPF, etc. Todos aislados y cuando se ve en apuros, se desespera y busca el alto impacto. Quisiera poder estatizar YPF pero no le da el cuero. Cuanto más se hunde, más necesita gestualizar la salida épica.
Es una característica de la adolescencia política, y al parecer, pese a lo que parecía, esta vez tampoco va a ser la excepción.

Charrua dijo...

No es cuestión de que Néstor cambie o no, es cuestión de que sin un sistema de partidos, la rotación en el poder como algo normal y sin dramas es muy difícil. O más sencillo: ¿qué fue de Alfonsín, Menem, De la Rúa, después de dejar el poder? (y no sólo ellos, sino mucha de su gente). Si el tipo que sube cree que de perder, va a terminar igual....

Miguel A. Mastroscello dijo...

No comparto la mirada de Sam sobre el Néstor. A cierta edad, las personas no cambian...

@ Rodya: muy buena la caracterización de la falta absoluta de mirada estratégica del tipo. Es tal cual vos lo describís.

Y aunque resulte out of topic: ¿alguien sabe algo de Nacha Guevara? ¿Habrá vuelto a la Polinesia a procesar los resultados en calma?

Bernard L. Madoff dijo...

Jajaja, me encantan las chicanas triunfalistas, sigan así.

"La adolescencia política", Rodya, esa es la frase del capítulo que describirá la presidencia de Cristina.

Igualmente todos nos debemos una autocrítica, va la mía: por un momento pensé que Néstor sabía de economía (de hecho lo dije) y que era un político inteligente. Con el diario del lunes veo que nunca tuvo un manual sino un par de borradores, y que no dejó cagada por mandarse de 2007 hasta acá. En fin, correlación vs causalidad. Como el truco de mandar 1024 mails, la mitad dicen que la bolsa sube y la mitad que baja. Si sube mandar 512 a la primera mitad, pero esta vez 128 dicen que sube y 128 que baja. Así hasta que el día 11 hay un tipo que cree que podés predecir el futuro. Bueno, el lunes llegó el día 12, y Artepolítica se avivó.

Un abrazo.

Rodya Raskolnikov dijo...

Ja. Excelente la comparación. Llegó el día 12. Quizás el día 14 nos vamos a tener que poner oficialistas porque los aduladores son los primeros que rajan del barco cuando se hunde.

Pero ojo que no son chicanas, aunque explicar el fenómeno puede resultar mucho más complejo. El kirhnerismo fue adolescencia política, con viento a favor, una caja generosa y la farsa romántico-mística de los setentas como escenario instalado. Llegó ahí por un error de Duhalde, y con mucha suerte.

Quizás el gran mérito de Kirchner haya sido en la gobernación de Santa Cruz y en esos años confusos de 2001/02 cuando nadie le sacó la verdadera ficha.

Va mi autocrítica: en aquellos años yo decía que era un gil (bueno, era yo muy jovencito y mi vocabulario era muy limitado), y además, que iba a ser un títere de duhalde...

50% de error.

(Por eso, ojo con Das Neves, que es peor.)

Frank Pentangeli dijo...

Si Das Neves creyera que realmente tiene chances de ser presidente, no se estaría apurando tanto. Yo creo que es un especimen bastante más primitivo que Kirchner, bastantes escalones arriba en la cadena evolutiva, lo cual no es malo necesariamente. De todas maneras, son meros prejuicios.

Tengo la sensacion de que un pingüino no pasa la prueba ácida del peronismo esta vez. Das Neves, Gioja y Alperovich no tienen un ADN propicio para la proxima presidencia.

el loro de john silver dijo...

Gracias por la alusión, Sam. Sí, era largo. Sobre Schumpeter, no creas que no lo pensé. Pero eso nos dejaría sólo con una democracia elitista competitiva, donde la masa referenda élites alternativas. Es decir, lo que muy limitadamente tenemos, que no es mi idea de democracia. El respeto a las minorías del que hablas, por ejemplo, es algo que no existe en Schumpeter. Era un pesimista.

Muy buen blog.