viernes, 21 de agosto de 2009

Como (no) atraer inversiones

La tematica del post es media vieja, y está inspirado en palabras de Daniel Heymann. Los inversores desconfían de la Republica Argentina, no es ninguna novedad. Asi como Doña Rosa junta mil pesos y va al Banco a comprar dolares, los empresarios deciden no abrir nuevas sucursales y los inversores deciden no exponerse a activos con "riesgo argentino". Esto es un problema para el gobierno que quiere que las empresas inviertan, que la gente demande pesos y que los inversores internacionales financien al sector publico.

El gobierno intentó y sigue intentando contrarrestar esta vision negativa de Argentina, pero lo hace de una manera fundamentalmente equivocada. El mensaje que transmiten es basicamente el siguiente: "Señores, somos un pais en crecimiento. Venimos creciendo a tasas record desde el 2003, vamos a seguir creciendo a esas tasas y podemos incluso crecer todavia más fuerte".

Se equivocan en intentar mostrar lo muy bien que nos puede ir si nos va bien: hay que mostrar lo poco mal que nos puede ir si nos va mal. Porque el tipo que te puede comprar un bono lo que tiene en la cabeza son distintos escenarios posibles para la Argentina, y lo que lo asusta es que uno de ellos es catastrófico: que no alcanza la energía, que bajan los commodities, que los vecinos devaluan, que se dispara la fuga de dolares, que no hay arreglo con Club de Paris ni Holdouts, que sigue sin haber acceso a los mercados internacionales, que el gobierno no puede gobernar y que se le viene el deficit fiscal hasta que alguien enciende la llama y el pais se quema: corrida cambiaria, dolar a 5, protesta social, Chantanosky se siente en su salsa y Pitrola canta sólo por la calle "La Internacional".

El futuro nadie lo conoce, pero uno puede imaginarse distintos escenarios posibles y asignarles probabilidades. Esto se puede representar en la siguiente función de densidad estimada no parametricamente por el metodo de Kernel (click para agrandar)



El gobierno insiste en mostrar lo excelente que puede ser el escenario positivo (verde y azul) e incluso enfatiza que podemos llegar a ubicarnos en la punta derecha (parte azul), pero al bonista mientras le pagues los cupones no le importa si te va bien o si te va muy bien. Lo que el inversor mira es el escenario negativo, y piensa que si bien puede ser soportable (amarillo), tambien estima que se puede ir todo al carajo (rojo).
Para bajar el riesgo pais el objetivo de los discursos no tiene que ser intentar estirar la cola derecha sino reducir el area roja. Una linea sugerida: "Muchachos, para nosotros esto es un Efecto Tequila. En el peor de los casos tenemos una recesion más. No pasa de ahí la cosa". Obviamente es mucho menos glamoroso que hablar de cifras record, pero es la estrategia adecuada. Vos Matias que pensás?

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo el gráfico, Sam.
Coincido con que a los inversores sólo les importan los escenarios "malos" en los que habría default porque en el resto reciben sus cupones. Pero ¿no hay que tener en cuenta el tema de los precios de los bonos en todos los escenarios posibles (la distribución entera)?. Capaz que los argumentos del gobierno se enfocan en eso, que se pueden vender los bonos que ténes a precios más altos si nos va superbien.
Vir

Piraña dijo...

Sam, estoy de acuerdo con lo que decis. Sin embargo, el gobierno crea esa zona roja. No solo por el discurso (muchas veces no importa, el inversor entiende que a veces se hace para la tribuna como por ejemplo ciertas declaraciones de Obama o Lula) sino por los actos del gobierno. Si venis de perder elecciones y decis que ganaste te asusta, si decis que el indec no tiene ningun problema asusta (por que implica que no vas a hacer nada), si mantenes a un tipo como moreno asusta y mas si te la pasas con la aspiradora en la mano sin que te importe nada: afjp, 125, futbol (parte de tyc son yanquis), aerolineas, metrogas. Bajo el gobierno k (estemos o no de acuerdo con sus politicas) dificilmente vuelva la confianza por que si tengo que preveer su comportamiento futuro miro lo que hicieron en el pasado y estimo que no va a ser muy distinto (mas cuando no cambiaron dsps de perder la 125 y unas elecciones).

En fin, esa zona roja en gran parte la crea el gobierno con sus dichos pero sobretodo con sus actos.

Slds,

Generico dijo...

Juajauajua... muy bueno el gráfico: "grafonomics"!!.

Fernando dijo...

Como Sam? No esta bien que Cris festeje que no "enfrio" la economia y asi agrando los cliclos? Ademas, que importa, si somos un pais que enfrenta las crisi con seriedad y debate, y por ende no son catastroficas. No somos como los yankis que todos los ajustes son via devaluaciones exageradas y contractivas, sino que discutimos presupuestos en el congreso de una manera razonable y nadie se escandaliza cuando los recursos, finitos por definicion, no dan para mas.
OJALA!
Lamentablemente tenes toda la razon Sam!
Sldos!

Matías Sen dijo...

Jojojo, excelente muchachos!
Me gusta el argumento, cuando al país le va super bien a los bonistas no les va tanto mejor (es como cuando buscás trabajo con un salario de reserva, te beneficiás cuando aumenta la varianza porque mejorás con los outsiders altos pero los bajos no te molestan, OK al revés) pero si le va mal pierden todo.
Al lado de eso está el tema -un poco- menor de que achican el área donde al país le va más o menos pero los bonos pagan más (estoy pensando en el CER)

Q

pd: me apropié de Mati, espero qeu no se enojen!

Frank Pentangeli dijo...

Muy buen post, me gusto mucho.

Sanka Coffie dijo...

el gráfico está muy bueno, el post también.

Henry Hill dijo...

Me gusta tu explicacion Sam. La zona roja, te hace firmar con Chavez!

Anónimo dijo...

Si de zonas rojas se trata, en este blog hay unos cuantos expertos...

P. Tubaro.

Diego dijo...

Lo que no hay que confundir es que a un país le vaya bien en términos económicos (resumiendo, que consiga un sendero de crecimiento constante) con mimar a los mercados financieros. Que estos últimos vengan una vez que la torta ya esté cocinada. Si cocinamos bien la torta, los argentinos, los bonos van a colocarse solos.

El error sería empezar mirando a los holdouts y ese tipo de personajes que quedaron enganchados por timbear hasta el último momento. Es looby. ¿Se acuerdan de los pobrecitos jubilados italianos creo que eran? Yo cuando voy al cacino no salgo puteando cuando me paso de 21.

Resumiendo, primero un país consistente y después esa otra variable ajusta sola.

Bernard L. Madoff dijo...

Justamente el cuentito de la timba no ayuda para recuperar confianza. Es como decirles "muchachos, si ustedes sabían que acá en Argentina hacíamos estas cosas pero nos prestaron igual, ahora no se quejen". Muy distinto hubiera sido que el discurso fuera: "en Argentina respetamos todos los contratos, pero hoy nuestra prioridad es la pobreza más urgente, ni bien podamos le vamos a devolver cada dolarcito. Gracias por confiar en nosotros y sigan comprando bonos argentinos."

H dijo...

Me siento el único boludo que no entendió el gráfico. Qué va en cada eje?

Bernard L. Madoff dijo...

H te apuesto a que aun sin entender el gráfico podés construir una frase coherente usando términos como "riesgo moral", "inestabilidad macroeconómica" y "problemas de expectativas". Al fin y al cabo de eso se trata la consultoría económica.

Un abrazo.

PD: El gráfico es una función de densidad, en el eje vertical está la densidad, o sea la "probabilidad", y en el eje horizontal están los distintos retornos posibles de una inversión: mientras más a la derecha, más feliz la carita.

Diego dijo...

Bernard, ellos ya saben que están timbeando. La mera diferencia entre las tasas de los bonos de los diversos países les marca el riesgo. Así están marcadas las reglas de juego en el capitalismo internacional. Cualquiera que maneje una cartera de inversiones sabe que debe tomar en cuenta, según sus preferencias, los niveles de riesgo y de rentabilidad. Si estabas en un país que te pagaba más o menos 15% en dólares, sabías que estabas en Las Vegas jugando al black jack. Y sino lo sabías (el caso de algún pobre inversor minorista) es porque te metiste en una favela de Río de Janeiro con un reloj de oro y una bombacha roja metida bien adentro de los cachetes.

Bernard L. Madoff dijo...

En ese sentido, si querés que te vuelvan a prestar tenés que dejar de ser la favela. Tu discurso, en cambio, no hace más que confirmar lo contrario.

Bernard L. Madoff dijo...

(en el gráfico la favela es la zona de la carita triste)

H dijo...

Bernard,

Lo de la función de densidad lo entiendo (toda la superficie tiene que sumar 1, no?). Pero que el eje de las x era el retorno de la inversión jamás lo hubiera sabido si no me lo aclarabas, muchas gracias.

Casualmente hago consultoría pero de sistemas, así que capacidad de chamuyo hay, pero menos aplicable!. Mi negocio es más determinista. La factura sale impresa o no sale, el importe se calcula bien o mal, etc.

PD: También se miente en sistemas pero más que nada los vendedores. El consultor implementador que miente está escupiendo para arriba y cavándose su propia tumba.

Ya va a salir mi libro.

Abzo!

Sam Rothstein dijo...

Si, en realidad en el eje X van los distintos escenarios posibles para "la Argentina", y eso en alguna medida correlaciona con el retorno de los bonos.

Un punto que marque implicitamente es que a la derecha se vuelve inelastico: el bono no va a tener menos riesgo pais por el hecho de estar en la zona verde o en la zona azul.

Matías Sen dijo...

Claro, el punto es el siguiente:
ese gráfico muestra probabilidades de distintos escenarios económicos para Arg, lo que cuestionan es que los anuncios, si bien corren a la derecha la parte azul, no mueven el gráfico de rendimiento de los bonos. Esto es porque la correlación desempeño del país - rendimiento del bono no es tan fuerte: los bonos pagan lo mismo te vaya bien o te vaya muy bien.

Q

Diego dijo...

Bernard, mi discurso -fijate arriba en estos mismos comments- se basa en un modelo de crecimiento sustentable. Tu discurso es el que es ambivalente con respecto a eso mismo que propongo como máxima (el hecho de dejar de ser la favela) y la parte de seducir hasta a los timberos (los que no aceptaron el canje de Duhalde especulando con que le iban a quebrar al gobierno de alguna manera el programa que estaba ofreciendo) desde el discurso y con medidas cortoplacistas que los animen a pedir una vuelta más de cartas en este mismo mazo que no deja nunca de estar descuajeringado.