martes, 17 de noviembre de 2009

Nerds to Power

Hace unos días salió la lista de las personas más poderosas del mundo confeccionada por Forbes. Como todo ránking, no deja de tener algo de arbitrario y discutible. Inaugurando el lenguaje descontracturado maradoniano, los problemas metodológicos me ne fregan.

¿No es increíble que el número 4 sea un académico reconocido? ¿No es todavía más impresionante que el puesto número 5 sea para dos nerds como Larry Page y Sergey Brin. En particular me resulta interesante la historia de Brin: me hace acordar a la de Harsanyi.

Creo que estas historias anecdóticas son uno de los motivos por los cuales USA es hoy en día, todavía y por mucho tiempo más, el dueño del mundo: incentivos. La URSS explusaba a los buenos, EEUU los absorbía. Supongo que si Brin y Page nacían en Argentina probablemente hubieran terminado siendo abogados y nunca hubieramos tenido un producto como Google. Con suerte, y haciendo uso de la imaginación, la violencia política de la década del ´70 los habría incentivado a emigrar a EEUU y Google finalmente habría sido creado.

Update: luego de terminar el post recordé que quizás nosotros tuvimos a algún Sergey Brin de menor escala. El matemático Oscar Varsavsky y su emprendedor hijo Martin Varsavsky. La similitud de la historia es increíble. Si les viene a la mente otro caso, chiflen.

5 comentarios:

Mariano Arana dijo...

Se me viene un caso a la mente..Albert Einstein...mmm pero no debería contar porque era socialista ¿Sera una simple excepción? veamos que decía "la experiencia que se ha acumulado desde el principio del llamado período civilizado de la historia humana --como es bien sabido-- ha sido influida y limitada en gran parte por causas que no son de ninguna manera exclusivamente económicas en su origen" después de esto cuenta menos aun.
Maldito Einstein, no lo contemos en definitiva estaba loco ¿No?

Frank Pentangeli dijo...

Muy groso lo de Varsavsky.
El problema de los empresarios argentinos es que pasan el mayor tiempo ocupados en lugar de laburando...

Sam Rothstein dijo...

*** start irony ***
Efectivamente, Einstein no cuenta porque era socialista. Lo pensamos, pero el Comite General de la Censura QLP decidio no darle meritos a los masones.

Tampoco lo pusimos a Hayek, que se escapo de Austria. Y a Schumpeter lo ibamos a poner por eso de la "creative destruction", pero tiene un libro que suena medio zurdo ("Capitalismo, Socialismo y Democracia"), asi que por las dudas decidimos meterlo en la lista negra.
*** end irony ***

Mariano Arana dijo...

No te enojes Sam ;) fue un exabrupto por lo del sueño americano, no deberia haber ironizado, pero me gusto mucho lo de Einstein y me parecio que aplicaba en general al post. Lo del comite general de censura no te lo creo, sacale censura y ponele sesgado y capaz que si.

saludos!

Victor dijo...

Muy buen post. Tanto la primera como la segunda lectura.

Esa realidad tan argentina de frustrar a los que sobresalen, coartarle la cabeza a los que sacan la cabeza sobre la mediocridad por sus propios méritos es tristísima, y los resultados están a la vista. Salvo que goces de la impunidad que tienen los políticos, sindicalistas y personajes maradonescos.

Por otra parte pretender negar el éxito del sistema norteamericano buscandole permanentemente el pelo a huevo es de resentido.

En hecho de que USA sea una potencia económica tan poderosa muchas veces impide ver su verdadera posición como potencia cultural. Se nos impuso el paradigma del yanqui ignorante comedor de hamburguesas y todos sabemos que eso es una idiotez.