lunes, 22 de noviembre de 2010

Algo huele a podrido en Moyanolandia

Un buen abogado es más peligroso que 100 hombres armados. Así decía El Padrino. Moyano ganó mucho poder vía coerción. Todos conocemos masomenos su historia. Y ahora parece que todo ese poder que construyó, se puede desmoronar de un plumazo. Siempre insistí que el próximo Presidente tendría que enfrentar Moyano por dos razones: porque es muy impopular para la sociedad argentina y porque es un "pezzonovante". Si lo enfrentás y lo vencés, tenés el apoyo de gran parte de la sociedad argentina y el respeto de toda la dirigencia política. Hoy parece que Cristina enfrenta el mismo desafío que un potencial Presidente en 2011.

No me queda del todo claro que Cristina vaya ir a fondo contra Moyano. Pero veo que hay claros indicios de que esto puede ser así (ej. la foto que le sacaron en París). En este sentido, la nota de Carlos Pagni para Lanación es mucho más clara de lo que yo jamás podría ser.

A Moyano no se le escapa que su problema penal está deviniendo un problema político. Si termina de convertirse en el demonio de la inestabilidad social, corre el riesgo de que alguien dentro del Gobierno considere muy rentable que Bonadio haga su trabajo sin interferencias. ¿Algún ministro encumbrado del gabinete apuesta a reconciliar la imagen de la Presidenta con la clase media sobre el pellejo de Moyano? A la sede de la CGT han llegado algunas informaciones inquietantes en las últimas horas. ¿Qué hacía Gerardo Martínez, amigo de Carlos Tomada y adversario interno del camionero, acompañando a la Presidenta en Seúl? ¿Por qué el técnico aeronáutico Ricardo Cirielli transmitió a Luis Barrionuevo la solidaridad de Julio De Vido hacia Graciela Camaño en el incidente con Carlos Kunkel? -"Kunkel nos arruinó la victoria que habíamos tenido sobre Carrió", se queja, con razón, De Vido-. Esclavo del monopolio sindical de Moyano, es comprensible que el Gobierno quiera diversificar sus contactos laborales para controlar las próximas paritarias.

1 comentario:

economiaposible dijo...

Si Cristina no va por la reelección no me queda claro cual es el beneficio para ella de enfrentar a Moyano hoy. Hay que prestar mucha atención a quien es el pezzonovante detrás de la eventual movida contra il capo.

Martín