jueves, 8 de abril de 2010

But I´m a freak...

Si el compañero Genérico puede cambiarle el título a un libro, yo puedo hacer lo mismo con una canción. Resulta que hace un par de años Ariel Rubinstein, uno de los mejores economistas especializados en teoría de los juegos y racionalidad limitada le pego durísimo a Steven Levitt y su libro Freakonomics. Si bien sospecho que tanta saña esconde quizás algún temita personal entre los dos, la crítica es válida. Más aún cuando es una crítica informada de un tipo inteligente como Rubinstein.

Hace poco salió el nuevo SuperFreakonomics. Desde esta tribuna siempre se bancó a la Freakonomía, principalmente porque es divertida. Pero como más me gusta ser El Contra, vamos a contrapié de los patrones de los amigos de Finanzas Públicas. Copiamos un extracto de las palabras de Rubinstein:

Freakonomics hace que el razonamiento estadístico utilizado en otras ciencias parezca una simple colonia del imperio económico.... Levitt obtuvo los datos de los exámenes y desarrolló un programa de ordenador capaz de encontrar combinaciones sospechosas de respuestas. Por ejemplo, si todos los estudiantes en una clase en concreto respondieron correctamente a las preguntas 7, 8 y 10, y erraron en la pregunta 9, se podía empezar a sospechar que el profesor falsificó las respuestas a cuatro preguntas. (En la pregunta 9, el profesor introdujo una pequeña equivocación a propósito en un intento de evitar levantar sospechas). De esta manera, Levitt descubrió a docenas de profesores que falsificaban las respuestas de sus alumnos. Las unidades de inteligencia de las Fuerzas Armadas Israelíes y las tarjetas de crédito utilizan algoritmos similares. ¿Qué hemos aprendido sobre Levitt? Que es una persona inteligente y que tiene contactos en la administración de la ciudad de Chicago. ¿Cuál es la conexión de su artículo con la economía? Ninguna.
Durísimo. El bottom line del post es que es un libro lindo que nos inspira preguntas y formas de responderlas. Quizás no sea "economía". No sé, es larga la discusión de cuales son las fronteras de la ciencia económica. En definitiva, la econometría es simplemente estadística hecha por economistas. Y muchos de los resultados del libro probablemente sean parte de debates no cerrados. Igual, como dije, bancamos a Freakonomics. Lindo libro, entretenido.


4 comentarios:

Q. dijo...

No sera economia stricto sensu mas bien intenta acercarse a diferentes situaciones planteando "el problema economico" de recursos escasos, usos rivales, y como funcionan las personas en base a incentivos

Mariano dijo...

Grande SAM, claro que no es economia! Digno libro de lectura de veraneo (para alguien que esta muy al pedo).

Rodya Raskolnikov dijo...

Está bueno el artículo de Rubinstein, igual Freakonomics es divertido.

Lástima que yo en los veranos solo leo sobre mitología germana.

Anónimo dijo...

la primera vez que lei lo que escribio Rubinstein, lo lei asi rapido y pense, tiene razón, este Levitt es un chanta...
pero despues volvi a pensar en el tema, porque lei parte del libro, y me di cuenta que la critica de Rubinstein no tiene sentido, es mas, me parece que solo apunta a desmerecerlo a Levitt por una cuestion de piel o algo asi y eso es algo poco profesional.
ese capitulo del libro de Freakonomics trata CLARAMENTE sobre los incentivos, y si los incentivos no tienen nada que ver con la economía tamos mal...
aparte de eso, me parece feo que critique asi a economistas creativos que traten de extender el analisis economico y la manera de pensar de los economistas a ramas no convencionales. particularmente me gusta mucho leer aplicaciones inteligentes de ese tipo y es mas, creo que es en esas ramas la ciencia economica tiene un potencial enorme por desarrollar. en fin, para mi ser economista es una manera de pensar y analizar, y si eso puede llevarse a nuevos campos y conseguir resultados interesantes, bienvenido sea! (PD: Rubinstein es un groso, pero un amargo jaja)(PD2: recomendadisimo un libro de Krugman que se llama "The self- organizing economy")