lunes, 19 de octubre de 2009

Autointeres y preferencia revelada

A mi humilde entender, ser un buen economista en cierto grado implica una alta dosis de incredulidad respecto de las motivaciones humanas. Nos cuesta mucho creer que el hombre esté motivado por algo distinto que la maximización de su propia utilidad. Incluso cuando aparentemente no maximiza su propia utilidad, lo hace: es un argumento tautológico por construcción. Me explico: si un hombre dona toda su riqueza, lo hace porque le da placer y en su función de utilidad pondera dejar herencia o donar dinero. Por construcción, maximiza su utilidad cuando dona plata, y por ende incluso las manifestaciones altruistas son abarcables dentro deuna función de utilidad. Un ejemplo de esto puede verse en el ya clásico paper de Rabin, "Incorporating Fairness into Game Theory and Economics", donde finalmente hace aparición una función de utilidad con "fairness" como uno de sus argumentos (ver página 1287)
Otra característica de los economistas es la incredulidad respecto de la retórica. Hablar es comunicar, comunicar produce información, emite señales y afecta las decisiones económicas. Excepto claro, cuando se trata de cheap talk, es decir, cuando hablar es gratis y los incentivos no están alineados (ver aquí). En vez de creer en lo que la gente postula, creemos en lo que la gente efectúa: preferencia revelada, primer curso de microeconomía. Un ejemplo: un tipo dice que le preocupa mucho el medio ambiente, y como consecuencia dona 20 pesos por mes a Greenpeace. Dicho de otra forma, el medio ambiente le interesa como mucho 20 pesos por mes. Una salida al cine. Cinco cafés. Que le interesa la ecología está claro. Pero no le interesa tanto como declara. Probablemente gaste más tiempo en internet armando el equipo del Gran DT que haciendo activismo ecológico. Situacion parecida es la de mucha gente que le interesa lo que pasa en Sudan. En parte para poder mostrar su cultura en un almuerzo de domingo. En parte por genuino interés. Pero claramente no le interesa lo suficiente como para hacer algo al respecto mas allá del "que barbaridad, que terrible lo que pasa en Sudán... viste?"
El pensar que la gente es auto-interesada y considerar que en la cancha se ven los pingos, que uno puede declarar interés en muchas cosas pero lo que importa es lo que hace al respecto -y cuanto resigna al hacer algo al respecto es una medida de cuanto le interesa- conlleva adoptar una visión muy cruda de la vida, visión que parte del reconocer que:
(1) Uno hace esencialmente lo que quiere con su vida dadas las diversas restricciones físicas y económicas. Incluso cuando uno "sacrifica" algo en forma voluntaria, lo hace porque quiere: sino no lo haría.
(2) Muchas causas nobles nos interesan lo suficientemente poco como para no hacer nada al respecto, y otras nos interesan tanto que donamos recursos equivalentes a una pizza por mes. Dos pizzas ya nos parece mucho.

21 comentarios:

Coki dijo...

Me parece interesante el post.

Mi principal duda está en si la cantidad de dinero que destinamos a algo es una medida correcta de su relevancia para nuestra vida.

Entiendo que es una aproximación y que no hay muchas formas de medirlo y etc. No cuestiono que se lo use, sino su precisión.

Me parece que muchas veces subestimamos la enorme complejidad que tiene el dinero y, también, las decisiones humanas.

¿Cuántas veces fuimos a un negocio dispuestos a pagar $50 por un producto que no conocemos mucho y, al ver el esquema de precios en el negocio nos adaptamos y ya decidimos entre $100 y $130?

Por otro lado, si la ecología me importara $20 por mes, ¿por qué a Greenpeace les doy $20 y a otros $5 o cero? Se me ocurre que mi decisión no es sólo "ecología", sino a quién le doy el dinero, incluso qué me dan a cambio.

Creo la oferta afecta a la demanda. No es algo puro.


En definitiva, me parece exageramos lo que creemos que revela de nuestras preferencias lo que hacemos en el mercado.

Frank Sinatra dijo...

Muy buen post Sam. Realmente coincido en la mayoria.

Aunque me parece que subestimas el tema de la señal. Demostrar preocupacion por un tema en particular es informar a las personas que estan alrededor tuyo. Y por hay personas que no hubieran gastado ni 20$, gastan porque ahora estan informados.

Ej: si trato de vivir con conciencia ecologica, las personas que estan alrededor mio se van a contagiar.

Una forma muy pollera de demostrar esto es que yo separo la basura... papel, plastico y vidrio... desde que vi que mi novia lo hacia jajaja. Pero estoy seguro que hay formas menos pollerudas de verlo.

Un abrazo. Excelente post.

Robinson dijo...

Muy buen post, coincido en buena parte de lo que planteás.

Al margen, recurriendo a un criterio marginalista extremo, la intensidad de las acciones tomadas por los individuos te vienen dadas por algo así como beneficio marginal igual a costo marginal. No sé, a lo mejor si cortando la 9 de julio logro que lo pase en Sudán cambie definitivamente, a lo mejor lo pienso. Pero si no pasa nada, con quejarme alcanza...

No obstante, la pregunta interesante a mi criterio es la siguiente: deja lugar la teoría económica a comportamientos por fuera del interés propio?

Hace un tiempo, escribí algo al respecto (pero en un contexto ligeramente distinto). Dejo el link por si les interesa.

http://islarobinson.blogspot.com/2008/07/self-interested-altruism-contrasentido.html

Buen post, saludos.

Rodick dijo...

No creo que el dinero gastado sea una buena medida para medir (valga la redundancia) el interés sobre algo.

A todos nos interesa más comer que tener un auto, sin embargo gastamos mas en comprarnos un 0km y mantenerlo que en comida durante un año.

Anónimo dijo...

que mal ejemplo Rodick

Iván dijo...

Sam,
estoy de acuerdo en tu argumento sólo que yo le daría una interpretación más ordinal que cardinal. Por ejemplo: yo soy muy fan de Depeche Mode y decidí comprarme la entrada más cara disponible para verlos - $460 en su momento. Ahora, la semana pasada estaba $600, precio que yo hubiese pagado igual. Sin embargo ese precio no estaba disponible cuando yo compré la entrada, pero de haber estado lo hubiese pagado.
Me parece entonces que el argumento de la preferencia revelada encaja más en una interpretación ordinal: DM me gusta más que Madonna o The Police, para los que pagué menos guita para verlos... pero no sé si decir que DM vale 1,5 Madonnas o 2,3 The Police.

Sam Rothstein dijo...

Ivan, quizas tu ejemplo este distorsionado por el hecho de ser cantidades discretas con saciedad: no vas a ir a dos recitales de DM, no tiene sentido.

Pero pensalo como bienes divisibles -de hecho lo son- donde lo que importa (como siempre) es la decision marginal. Donas 20 pesos a Greenpeace. Por que no 21? La respuesta es porque preferis gastar ese peso en otro bien, para igualar las tasas marginales de sustitucion entre tus bienes de consumo y tu plata donada a Greenpeace. Siempre tenes la posibilidad de reducir un poco tu consumo de otros bienes y consumir mas "solidaridad". Sali una vez menos por mes y dona 50 pesos mas. Si no lo haces es porque no queres, preferis gastarte los 50 mangos en (entrada boliche+tragos) que en ecologia.

Otra cosa que me viene a la mente: te pueden importar los outcomes (la reduccion de la contaminacion) y no la guita donada a Greenpeace. En tal caso lo unico que hay que hacer variar es el precio de la donacion (hay perdidas de eficiencia, la manguera esta pinchada) y ajustar las cantidades para seguir igualando las TMS.

Iván dijo...

Sam,
de acuerdo; mi comentario iba a que si hay una "cota máxima" de consumo dada la indivisibilidad del bien o su saciedad, el monto pagado puede no ser un reflejo de la verdadera disposición de pago (by the way, recuerdo que alguna vez escuché que para calcular la la utilidad que producía todo lo de "salvemos a las ballenas" se evaluaba algo así como la cantidad de kilómetros que uno estaba dispuesto a viajar para ver a las ballenas). Esa especie de "mecanismo de censura" puede distorsionar la interpretación de las preferencias en un sentido cardinal me parece. Si el consumo ocurre por debajo de esa cota, sin embargo, creo que la cardinalidad funciona perfecto.

Sam Rothstein dijo...

No se donde le ves la cardinalidad al argumento. Es preferencia revelada, ni siquiera hace falta que haya funciones de utilidad. O por ponerlo en otros terminos mas debiles, si queres asumi que hay una funcion de utilidad. Con cualquier TMEC de la funcion de utilidad (que no explicité) sigue valiendo el argumento.

Si uno decide comprar la cesta (20 pesos a Greenpeace y 4 cervezas) y no comprar la cesta (25 pesos en Greenpeace y 3 cervezas), por el axioma debil la primer cesta es debilmente preferida a la segunda. Asumiendo funciones de utilidad, es porque la utilidad marginal de la cerveza ponderada por su precio es mayor que la utilidad marginal de la donacion ponderada por su efectividad en producir el outcome ecologico.

O en otros terminos (en los del post), habiendo gastado 20 pesos en Greenpeace y cero en cerveza, le da menos utilidad gastar 20 pesos adicionales en Greenpeace que gastarlos en cerveza.

Anónimo dijo...

Muy buen post, pero si donàs algo a Greenpeace eso no demuestra que sepas algo de ecologìa, todo lo contrario. Es como la limosna en cualquier iglesia, es algo basado en la fe.
Y eso es Greenpeace, una forma de recaudar dinero sin ninguna contraprestaciòn tangible...En el barrio se les dice vendehumos.

Ninio dijo...

Me encanto el post y estoy de acuerdo en casi todo. Sobre todo en el tema de las señales.

Pero no comparto que pensar como parece que vos pensas, y muchos economistas pensamos, sea incrédulo respecto de las motivaciones humanas.

Precisamente lo tautológico del argumento hace que la importancia de la motivación resida en otro lado. Todos actuamos maximizando nuestra utilidad, todos hacemos lo que creemos que es lo mejor para nosotros. La diferencia está en qué creemos que sea lo mejor para nosotros.
Me explico?

Si lo mejor para mi (para maximizar mi utilidad) es viajar a África a ayudar a gente que vive en peores condiciones que yo, soy una persona solidaria (o el mejor adjetivo que se les ocurra), no egoísta, por que lo que mejor me hace a mi es ayudar a los demás.
Maximizar la utilidad propia lo hacemos todos. La POSTA, jaj, está en como lo hacemos. No me parece incrédulo decir que todos actuamos buscando lo mejor para uno mismo, me parece un digno punto de partida para analizar los comportamientos humanos.

Rodya Raskolnikov dijo...

Pregunta.No falta un platillo de la balanza? Debería ser cuanto sacrifico en función de cuanto puedo obtener de utilidad. Quiero decir, capaz que por más que aporte el 100% de mi tiempo el impacto en la mejora del medio ambiente no es lo suficientemente grande como para darme tanta utilidad como 5 tazas de café. Lo cual no implica que si pudiera elegir entre eliminar el café de mi vida y solucionar el calentamiento global bien podría preferir la segunda opción. Nou?

Sam Rothstein dijo...

Si, pero eso lo captas en el "precio" de mejorar el ambiente (la tasa de tranformacion de recursos a outcomes ecologicos). El precio te da la tasa de cambio entre donacion y outcome ecologico.
Por ejemplo, si donar 100 pesos mejora "en 100 pesos" el medio ambiente, la tasa de cambio es 1. Si solamente mejora en "1 peso" el medio ambiente, el precio de mejorar el ambiente es 100 (la eficiencia de la donacion es 0.01), claramente al ser mas caro donar va a inducir menores donaciones.

Rodya Raskolnikov dijo...

Capishe

CARLITO dijo...

Una observacion del post (no lei detenidamente todos los comentarios, por ahi ya lo dijeron).

Cuando vos te quejas con lo de Sudan y donas $20 para que en Sudan dejen de hacer lo que hacen, lo que te dice no es que valoras eso a $20 sino la diferencia entre el beneficio que te otorga que dejen de hacer eso en sudan y TU costo de hacer que eso deje de pasar.
Ej:
me gustaria que en Sudan dejaran de cortar arboles (valoracion: $5.000.000)

Costo
viaje ($2000)
Comprar armas y bombas ($4.000.000)
Alquilar mercenarios para bombardear las empresas que cortan arboles ($500.000)
Costo de oportunidad por dejar de laburar por el tiempo que me vaya a tomar la operacion ($497980)

Diferencia = $20

Ma si, que lo haga otro.

PD: para todo lo demas existe MasterCard

Anónimo dijo...

me mande cuaaalquieeeeera...
CARLITO

Anónimo dijo...

NOOOO
esta bien, mira.
A mi me cuesta $4.999.980 hacer que dejen de cortar arboles en Sudan.

Greenpeace es mas eficiente que yo en parar estas cosas, con lo cual tienen menores costos. Si lo hiciera yo, mi beneficio neto seria $20, asi que te los doy a vos greenpeace y haceme feliz por $5.000.000.
jajaja

Franco dijo...

A esos $20, no debería sumarle también el costo de informarme y decidir que greenpeace es la mejor opción y el costo del tiempo durante el cual tomo la decisión? Y además, el gasto de tiempo discutiendo con mis amigos sobre el tema, incitando a otras personas para que donen, participando en marchas, actividades, difundiendo el mensaje, etc.

Mi costo de "defender el medio ambiente" es $20 de greenpeace + todo el tiempo que invierto en actividades relacionades.

Solo si mi tiempo no tiene valor, el medioambiente "me interesa" nada más que $20

Sam Rothstein dijo...

Carlito, lo que vos estas diciendo es que Greenpeace es muy eficiente en producir outcomes ecologicos.
Mismo caso que le dije a Rodya: lo unico que tenes que hacer es variar el precio.

Creo que es mas facil de ver con "raciones de comida para niños africanos". Con 20 pesos alimento un niño por una semana, o puedo tomarme una cerveza en Palermo. Voy por la cerveza, revele preferencia: la utilidad marginal de saber que un chico va a comer una semana gracias a vos es menor que la utilidad marginal que te genera una cerveza en Plaza Armenia. Listo.

Toda la diatriba de irte a Africa, cocinarle arroz con fideos y volver a Argentina es ilogico, por preferencia revelada. Explico por que:

En primer lugar, es irrelevante cual puede ser el costo maximo dispuesto a pagar cuando pago por una cosa que tiene saciedad (definiste "dejar de cortar arboles", como esta definido aparece implicita la saciedad local si con 5000 pesos te aseguraste que no se corte ni un solo arbol, no hay motivo para donar un peso mas en que se corten menos arboles que cero). Pagar por terminar el hambre en el mundo es el mismo caso. Te estas moviendo en ambitos donde hay saciedad local... movete un poquito mas para abajo y la izquierda en las curvas de indiferencia, que es donde hay problemas economicos que implican trade-offs, donde todavia hay gente con hambre, todavia hay una cantidad suboptima de cuidado medioambiental y tengo que decidir si reduzco un poco mas el hambre del mundo o me compro un iPod Touch.
Dije que es irreleavante cual es mi disposicion a pagar por algo que pago cuando tengo saciedad local. Un trasplantado de corazon posiblemente daria toda su riqueza por un corazon, pero lo obtiene "gratis". No podes saber cual era su disposicion a pagar.
Lo que es informativo es cuanto estoy dispuesto a pagar por bienes cuando no hay saciedad local. La disposicion a pagar es siempre una nocion marginal: pagas por una unidad mas de. Es informativo unicamente en el momento en que decis "no compro mas que tantas unidades del bien X", o lo que es lo mismo "prefiero gastar ese dinero en otra cosa antes que comprar una unidad mas del bien X".

En segundo lugar, aun si vos dijeras que esta dispuesto a pagar 5000 pesos por irse a Africa y alimentar personalmente a un chico una semana, pero que una ONG te resuelve lo mismo por 20 pesos, tu argumento sigue siendo ilogico en el margen cuando el tipo decide gastar 20 pesos marginales en cereza y no en alimento para Africa.

Que se entienda bien, lo que importa es la decision marginal. Esa es la definicion relevante de preferencia. Todos sabemos que el agua es indispensable para la vida y el iPod no. Pero si Papa Noel te pregunta que queres para Navidad vas a decirle iPod, no agua. Y si Papa Noel te da a elegir entre comprarle 100 kg de polenta para Africa o un iPod, elegis el iPod.

Sam Rothstein dijo...

Franco, al costo de ir a tomar una cerveza a Palermo le tenes que sumar el costo de informarme a que lugar ir, el costo del tiempo mientras estoy decidiendo a donde ir, el costo del tiempo discutiendo con mis amigos sobre donde ir, incitando a otros a que salgan incluso un dia de semana, el bondi, la propina, las llamadas por telefono para coordinar con tus amigos, la desutilidad de que venga el amigo de tu amigo que no te bancas, el costo implicito de no estar trabajando y ganando guita las dos horas que te vas a tomar una cerveza, el costo esperado de que en el camino te roben, o que en el bondi pierdas las billetera, el costo que implica que tu novia se enoje porque te vas a tomar cerveza con tu amigos, el costo esperado de resfriarte, la desutilidad que te genera orinar en el baño de un bar, restale la externalidad positiva que genera el escote de la bartender pero sumale la externalidad negativa de la gorda de la mesa de al lado que no se da cuenta que esas calzas no combinan con esas piernas.

Tincho dijo...

La maximizacion de la utilidad es tautologica si suponemos que las personas son racionales y hacen lo que las hace feliz. En eso concuerdo y en que también la preferencia revelada, cuando hablamos en términos de dinero, nos ayuda a ver un poco las cosas mas allá del discurso.

Mi criticas son 2:

Inconsistencia temporal. Ya la cuestión de maximizacion deja de ser tan tautológica.

Normas sociales. Tremendo punto, no somos sujetos de libre albedrío y solemos actuar por normas sociales que hasta incluso son tan implícitas que no nos damos cuenta.

Saludos.