jueves, 3 de junio de 2010

Grupos de interés

Dos polémicas ilustran la importancia de la capacidad de movilización para discutir las políticas públicas.

1. El gobierno de la Ciudad quiere modificar el horario de carga y descarga de los camiones más grandes (8 a 12,5 metros) en el macrocentro. En particular, limitar la entrada hasta las 8 am y la salida hasta las 11:30 am. En mi opinión es una buena medida, los problemas de tránsito son cada vez más graves y hay que encontrar nuevas maneras de organizarse. Pero al gremio de Moyano hijo no le gustó y decidió hacerle un paro/piquete a la Ciudad: impedir la entrada de cualquier cosa que transporte alimentos, bebidas o lácteos. Definitivamente el cambio en el horario de carga y descarga es una medida que beneficia a la gran mayoría de los ciudadanos porteños, pero el grupo de Moyano tiene la suficiente capacidad de movilización como para hacerle frente a una ciudad entera.

2. Luego de la aprobación de la ley de Matrimonio Gay en Diputados, la discusión pasó al Senado. En estos días se ha visto el nivel de convocatoria y persuasión que tienen las organizaciones pro-Matrimonio Gay, como la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, entre otras. Sin embargo, el martes hubo una importante manifestación convocada por iglesias evangélicas frente al Congreso. Y nunca hay que olvidar la siempre presente presión de la Iglesia Católica. Si fuera senador votaría a favor, pero es una pelea muy reñida ya que ambos grupos muestran una sorprendente habilidad para torcer las voluntades de los legisladores a su favor. Así las cosas, diría que la Iglesia Católica todavía concentra una gran cuota de poder como para hacerle frente a la ley. Sin embargo, hay que mencionar que en esta puja también está inscripto el gobierno nacional, que intenta rasquetear algo de apoyo político con la aprobación de la ley. Este es un peso no despreciable que puede terminar inclinando la balanza a favor del proyecto. Veremos qué pasa.

8 comentarios:

Herschel Krustovsky dijo...

Lo de la carga y descarga es increíble, a las claras es una medida que solucionaría (en parte) el quilombo que es el centro día a día, creo que el PRO en éste caso peca de ingenuidad, debería negociar con el gremio (ya que tiene tanto poder) para poder llegar a una solución.
En Educación pasó algo así, desde que está Bullrich volvieron a escuchar algún reclamo o corte de calle?

Con respecto al Matrimonio Gay sería interesante ver qué ocurre si debe desempatar Cobos (ayer se mencionaba esa posibilidad), recordemos que Mendoza es una de las provincias más conservadoras del país, yo creo que hay que darles el derecho de casarse, aún no estoy muy convencido del tema de la adopción.

Anónimo dijo...

Una nota al pie. El otro día, en Continental hubo un interesante debate entre Magdalena y un Secretario Gremial de Camioneros (de Gaseosas y Bebidas). El tipo decía que el horario de carga y descarga que proponía la ciudad le generaría problemas de inseguridad a los trabajadores de su gremio a lo que Magdalena respondió que ella se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para laburar (y no es camionera) como un montón de gente más. Al principio de la nota el problema era que "no los habían consultado". Si ese es el mejor argumento que tienen, entonces yo entiendo que se trata de oponerse por oponerse.

Frank

Herschel Krustovsky dijo...

Seguramente haya una postura política también, de impedirle a Macri toda medida que se le ocurra por el solo hecho de oponerse.

Por eso digo, habría que buscar un consenso en lugar de lograr que 100 tipos te paralicen la ciudad

Roland Deschain dijo...

el primero de los puntos que hace Maddoff es CONTUNDENTE!.
Me indigna hasta la médula el gremio de moyano con esa postura de oponerse por hacer demostración de poder, y con un ingrediente correspondiente a oposición política (si la de la idea fuera CFK, otra sería la melodía)

En el segundo punto hay una pequeña diferencia, la manifestación en contra no fue una medida de fuerza, y está en la misma línea que una manifestación a favor. No es un corte hasta que se haga lo que uno quiera, y hay gran diferencia.

El Fantasma de la Duda dijo...

Yo también creo que es una medida buena la del horario de descarga pero no creo que el gremio se "opone por oponerse". Ellos, por el monopolio que tienen, tienen una renta y la tratan de hacer valer siempre que pueden. Y acá la pueden hacer valer inventando una excusa para no estar de acuerdo de manera que el gobierno de la ciudad deba negociar con ellos. De paso, al gobierno nacional le puede interesar políticamente que exista el conflicto, lo cual es otra potencial fuente de réditos para el sindicato. No defiendo su accionar (al contrario!!) pero me parece algo ingenuo decir que se oponen por oponerse. Lamentablemente nuestros gobiernos (locales y nacionales) son muy vulnerables al lobby. Otro caso es el de los carriles exclusivos y los taxis.

Roland Deschain dijo...

Perdón, me expresé mal...cuando digo "oponerse por oponerse" me refiero a oponerse por razones a mi parecer idiotas como defender el poder: tratar de que "te pidan permiso", o ese tipo de cosas donde el gremio quiere mostrar que tiene peso y bla, bla....Quise decir que no lo considero una razón válida para oponerse, o que no afectaron sus intereses de forma sustancial.

Para que se me entienda mejor...si MM decide cambiar una calle de carril para facilitar el tránsito de colectivos, me parece una IDIOTEZ que los taxistas corten la calle porque no se los consultó (más allá de que sería inteligente consultar), aunque sea claro que beneficia a todos (aunque en el ejemplo no este claro)

De paso, CFK podría tener los "cojones" para hacer algo parecido y extender la prohibición de circular de camiones de carga en los fines de semana largos...los caos en la ruta, con 3 camiones en fila, son un peligro y una perdida de tiempo para millones de conductores

elgrancayman dijo...

Los que se oponen al matrimonio gay son los mismos que se oponian a la ley de divorcio vincular en 1987.
Se imaginan esta sociedad sin divorcio aun?
Ojala se apruebe y dentro de 25 años va a ser tan ridicula esta discucion como lo es imaginarse la inexistencia del divoricio.

Hercules Göldli dijo...

Perdón, elgrancayman, pero eso que decís es un grave error histórico y de apreciación del debate qye hay. La prueba está en la misma manifestación de ayer: el movimiento evangélico apoyó en su momento la ley de divorcio y ayer claramente se opuso al matrimonio gay.